Huevos rellenos de salsa boloñesa


En esta ocasión aproveché una boloñesa que tenía congelada. La había hecho con carne de cerdo, cebolla, zanahoria, pimiento rojo y tomate, todo picado y pasado por la sartén unos veinte minutos con un poco de vino blanco, aceite de oliva y sal. 


Los huevos, de gallinas camperas, estuvieron cociendo diez minutos. Una vez fríos y pelados, los corté por la mitad y retiré la yema para mezclarla con la salsa boloñesa. Esa mezcla es la que utilicé para rellenar los huevos. 


Finalmente rallé un poco de queso manchego curado por encima y puse los huevos a gratinar en el horno menos de diez minutos. 

Habrían quedado más jugosos cubriendo los huevos con bechamel, pero en esta ocasión opté por una versión más ligera.





(El gallo y la gallina de la foto, de Loft Store Concept en Gijón, son un regalo de mi amigo Pedro)




Comentarios