Pizza de Champions





Noche de fútbol, noche de pizza. Para hacerla utilicé masa refrigerada, una lata pequeña de tomate frito (140 g), unas lonchas de pepperoni, rúcula y queso manchego rallado.

La receta no tiene más secreto que ir repartiendo los ingredientes por la base y seguir las instrucciones de horneado marcadas por el fabricante. A mi me gusta extender la masa con el rodillo, nada más sacarla del envase, para que quede más fina.

En esta ocasión probé con unas hojas de rúcula sobre el queso y el resultado gustó en casa.

Comentarios