Banoffee... ¡exquisito!



Esta versión del banoffee (se llama así por la mezcla de banana y toffee) es uno de mis postres favoritos. Tanto me gusta que da nombre al blog.

Para prepararlo utilicé: 
8 galletas (tipo Digestive) con chocolate
25 gramos de mantequilla
Dos plátanos maduros
Una cucharada de zumo de limón
50 gramos de azúcar, 140 ml de nata para montar
200 ml de natillas (las compré ya preparadas)
Un par de onzas de chocolate negro

Tuve cantidad suficiente para cuatro personas.

Lo primero que hice fue meter las galletas en una bolsa para conservar bocadillos, machacarlas con el rodillo de cocina y echarlas en un cuenco. A continuación fundí la mantequilla en una sartén y la añadí a las galletas machacadas. Removí y reservé.


 

El segundo paso fue cortar los plátanos en rodajas finas y rociarlos con el zumo de limón para que no se pusieran negros mientras preparaba el caramelo. Lo hice calentando en una sartén 50 gramos de azúcar y dos cucharadas de agua. Removí con cuidado hasta que empezó a adquirir un color dorado y lo incorporé a los plátanos antes de que se endureciese. 




 

Por supuesto, siempre se puede optar por comprar caramelo líquido y ahorrarse este último paso. Con esto ya tenía listas las dos primeras capas del postre: la base de galletas y los plátanos con caramelo que dan nombre a la receta (de banana y toffee).

Para la tercera capa monté la nata con una batidora de varillas y le añadí las natillas, removiendo para que se mezclase bien.

 

 


Con todo ya listo, fui alternando capas en una copa ancha: primero las galletas, después los plátanos y en tercer lugar la nata. Repetí la operación para obtener seis capas y por último decoré con virutas de chocolate negro rallado (utilicé un pelador de patatas para raspar las onzas). Lo dejé reposar en el frigo una media hora. Exquisito.





Comentarios