Salmón marinado

Esta receta es tan sencilla como deliciosa. Mi madre la prepara siempre en Navidad y yo he me he ido aficionando a ella poco a poco. Una vez marinado, el salmón se puede tomar solo o acompañado de aguacate, alcaparras, pepinillos... o utilizarlo como ingrediente en otras recetas (ensaladas, pasta, sandwiches, etc.).

Fideos guisados




Para hacer esta receta, aproveché un sofrito que tenía en el congelador. Había comprado verduras en un mercado ecológico y para conservar las que me sobraron decidí cocinarlas y congelarlas. 

Lo hice pochando la cebolla picada fina y cuando estuvo dorada le añadí pimiento verde y pimiento rojo picados. El siguiente paso fue incorporar tomate rallado y una pizca de sal. Lo tuve a fuego suave unos veinte minutos y cuando estuvo hecho lo guardé en un recipiente para congelar.


Vamos ahora con los fideos, para los que utilicé langostinos y almejas, además del mencionado sofrito y, por supuesto, los fideos (gruesos, del número 4).

En mi olla favorita puse el sofrito prácticamente descongelado, le añadí dos ajos cortados a ruedas y lo calenté a fuego suave. Después eché 150 gramos de fideos y unas hebras de azafrán y seguí removiendo durante unos pocos minutos. Lo cubrí con medio litro de caldo que preparé cociendo las cabezas de los langostinos, una hoja de laurel y sal

Cocieron durante diez minutos y entonces añadí las almejas limpias y los langostinos pelados. Lo mantuve a fuego lento cinco minutos más, rectifiqué de sal y listo. Serví con perejil. 

Comentarios

  1. Qué buenísima pinta, tengo que probarlos, Lidia!!

    ResponderEliminar
  2. Salieron muy ricos!!! Es uno de mis platos favoritos, mi madre me los hace cuando voy a verla. Y es ligero, je, je....

    ResponderEliminar

Publicar un comentario