Yogur con arándanos





En una sartén puse a calentar media cucharadita de mantequilla y cuando estuvo derretida añadí otra media cucharadita de azúcar moreno y 50 gramos de arándanos. Los tuve cinco minutos a fuego suave hasta que el azúcar se hizo caramelo, retiré y dejé que se enfriasen.



Mientras, machaqué en un mortero una galleta de avena y coloqué los trozos resultantes en el fondo de un tarro de cristal del tamaño de un vasito. Sobre la galleta puse una capa de yogur cremoso natural azucarado (yo utilicé uno bajo en calorías). 

 


Para la siguiente capa utilicé los arándanos que tenía enfriando y por último añadí otra capa de yogur. 

 


Es un postre fácil y resultón, que puedes preparar con antelación y dejar en el frigo hasta la hora de servir.


Comentarios