Sopa de nabos




Aprovechando que por San Martín se celebra en Sotrondio la Fiesta de los Nabos, he preparado para cenar una sencilla sopa de nabos con un par de ellos que compré en la frutería de al lado de casa.


Comencé rehogando en una olla media cebolla picada y cuando quedó transparente añadí los nabos cortados en finas láminas. Los tuve a fuego medio cinco minutos. A continuación eché en la olla un poquito de sal y un litro de caldo de pollo* que tenía hecho y cocieron a fuego suave durante quince minutos con la olla tapada. 




Lo serví con unas hebras de azafrán que compré en mi último paso por La Mancha.  Deliciosa y reconfortante, solo me faltó acompañarla con una copa de vino  como bien me habían recomendado unos amigos cuando les conté que marchaba a casa a prepararla. Por suerte, sobró cantidad suficiente de sopa para repetir cena y brindar a su salud.


* Para el caldo de pollo utilicé media cebolla morada, seis zanahorias, dos puerros, medio calabacín (todo muy picado) y una carcasa de pollo. Lo rehogué en aceite de oliva durante cinco minutos, añadí un litro y medio de agua y una pizca de sal y cuando rompió a hervir lo dejé cocer 50 minutos a fuego muy suave.


Comentarios