Palmeritas de tomates secos



Había quedado con un amigo para ayudarle en un trabajo de decoración, y pensé en llevar un tentempié para tomar a media mañana. Nada mejor y más fácil que unas palmeritas de hojaldre rellenas que nos sentaron de maravilla junto a unas cervezas. 



Los ingredientes que utilicé fueron:

  • Una placa rectangular de masa de hojaldre fresca
  • Un bote pequeño de tomates secos en aceite
  • Una cucharada de orégano
  • Tres cucharadas de queso parmesano rallado


Primero precalenté el horno a 180 grados. Mientras tanto preparé el relleno de las palmeritas, picando en un cuenco los tomates secos. Añadí el orégano y el queso parmesano rallado. Mezclé bien y lo repartí por la masa de hojaldre que tenía extendida en la mesa. 

Cuanto más relleno, más sabrosas estarán y de hecho a mí me faltaron un par de tomates secos. 


Para conseguir la forma de las palmeritas, doblé los dos extremos de la masa hacia el centro. Apreté un poquito con los dedos y de nuevo doblé los dos extremos hacia el centro. Repetí la operación por tercera vez y por último corté la masa en trozos de un centímetro de ancho. 





Coloqué las porciones con el relleno hacia arriba (podéis verlo en las imágenes) sobre papel vegetal en una bandeja de horno, con cuidado de no dejarlas muy juntas para que no se pegasen al crecer. 


Las tuve en el horno 7 minutos a 180 grados, vigilando que no se quemasen. Una vez doradas, las saqué y las dejé enfriar al aire. 

Las que me sobraron las tomé al día siguiente después de pasarlas un instante por la sartén caliente, lo que potenció su sabor. 

Comentarios