Canelones de calabacín y ricotta



Para hacer estos canelones utilicé láminas de lasaña fresca porque me apetecía servirlos en un plato grande y quería que fuesen de tamaño XL. Por supuesto, también pueden prepararse utilizando las láminas de canelones habituales, tanto frescas como secas.




Ingredientes:
Seis láminas de lasaña fresca
Dos calabacines medianos
125 gramos de queso ricotta
25 gramos de queso parmesano rallado
350 gramos de salsa de tomate frito
Media cebolla picada
Un diente de ajo machacado
La corteza de medio limón
Aceite de oliva virgen extra
Sal
Pimienta

Lo primero que hice fue precalentar el horno a 180 grados. Mientras se calentaba, puse a rehogar la cebolla en una sartén con un chorrito de aceite de oliva y la tuve a fuego suave hasta que estuvo transparente.

A continuación pelé los calabacines y los corté en rodajas muy finas para añadirlos junto al ajo machacado a la sartén con la cebolla. Los sofreí hasta que estuvieron blandos y retiré la sartén del fuego. 

Entonces, añadí la ralladura de la corteza de limón, la mitad del queso parmesano rallado y la mitad del queso ricotta. Mezclé todo bien y salpimenté.



Con el relleno hecho, me puse a preparar los canelones. En una bandeja apta para horno extendí la mitad de la salsa de tomate. 

Puse la mezcla de calabacín en el centro de cada lámina de lasaña y la enrollé formando un cilindro. Coloqué los canelones sobre la base de tomate y los cubrí con el resto de la salsa y de los quesos.



Metí los canelones en el horno y los tuve durante 15 minutos hasta que estuvieron dorados. Los serví acompañados de unas hojas de rúcula.



Comentarios