Gratinado de hinojo



El primer lunes del mes toca cocinar alguno de los productos que compré el domingo en el mercado de la calle Gascona (Oviedo). En esta ocasión preparé una de mis verduras favoritas, el hinojo, y el resultado fue un gratinado espectacular. 



Utilicé:
  • Un bulbo de hinojo, grande.
  • Dos dientes de ajo
  • 250 gramos de tomate triturado (en lata)
  • 40 gramos de pan blanco
  • 25 gramos de queso parmesano rallado
  • La ralladura de la corteza de un limón
  • 8 aceitunas negras sin hueso
  • Una cucharada de azúcar
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Comencé poniendo el hinojo limpio y cortado en cuñas en una olla de hierro, apta para horno. Las hojas verdes las reservé. Lo puse a cocer con un chorrito de aceite de oliva y medio vaso de agua. 




Pasados diez minutos añadí los ajos pelados y machacados en mortero. Estuvo cociendo quince minutos más, momento en el que incorporé el tomate triturado, la cucharada de azúcar y una pizca de sal. Lo tuve veinte minutos a fuego lento y con la olla sin tapar hasta que el hinojo estuvo blando y la salsa quedó espesa. 

Mientras el hinojo se cocinaba preparé el gratinado: en un bol trituré con la batidora el pan blanco cortado en trozos, el queso rallado, la ralladura de limón y las hojitas verdes del hinojo. No lo trituré mucho para obtener una mezcla suelta. 

Cuando el hinojo estuvo cocido esparcí la mezcla por encima y repartí las aceitunas negras, cortadas en rodajas, por la superficie. Rocié con un poco de aceite de oliva y lo metí en el horno para gratinarlo durante doce minutos. Lo serví caliente.


Comentarios