Torrijas




Llega la Semana Santa y con ella un dulce tradicional, delicioso y fácil de preparar.


Los ingredientes que utilicé fueron:

4 rebanadas de pan
400 ml de leche entera
1 huevo
8 cucharadas de azúcar
2 cucharaditas de canela
Media ramita de canela en rama
Un trocito de corteza de limón
Unas gotas de esencia de vainilla
Aceite de oliva virgen extra


Lo primero que hice fue cocer la leche en un cazo junto a la corteza de limón, la ramita de canela y dos cucharadas de azúcar. La tuve 10 minutos a fuego suave con cuidado de que no llegara a hervir. La retiré del fuego y dejé que se enfriara (en este momento añadí las gotas de esencia de vainilla). 

Mientras, puse en una fuente las rebanadas de pan. Escogí un pan de leña, de buena calidad, que había comprado dos días antes y lo corté en rebanadas de unos tres centímetros de grosor. 

Con la leche ya fría, aparté la canela y la corteza de limón y vertí la leche en la fuente empapando bien las rebanadas. 


El siguiente paso fue batir el huevo en un plato y rebozar en él las rebanadas de pan mojadas. Tuve cuidado de que no se perdiese mucha leche. 

A continuación, freí las torrijas en abundante aceite de oliva a temperatura alta. Las tuve un par de minutos por cada lado y cuando estaban doradas las saqué a un plato con papel absorbente para que escurriesen el exceso de aceite. 




Por último, mezclé en un plato el resto del azúcar y la canela molida y fui pasando una a una las torrijas hasta que quedaron bien cubiertas de azúcar por todos lados.