Pastel cremoso de limón





Últimamente me he aficionado al limón. Me gusta tomarlo de muchas formas pero este pastel (al que los británicos llaman lemon surprise pudding) es sin duda una de mis favoritas. Además, me salió a la primera y estaba delicioso. 


Los ingredientes que utilicé fueron:
Tres limones
4 huevos
100 gramos de mantequilla (y una cucharada más para engrasar la fuente)
200 gramos de azúcar
75 gramos de harina
Medio litro de leche
Unas gotas de esencia de vainilla

Lo primero que hice fue precalentar el horno a 180º y engrasar con mantequilla una fuente para hornear de unos dos litros de capacidad.

Exprimí los limones y reservé el zumo mientras rallaba la piel de dos de ellos. 




A continuación puse la mantequilla (a temperatura ambiente) en un cuenco grande y añadí el azúcar y la ralladura de limón. Mezclé bien y fui añadiendo una a una las yemas de los cuatro huevos mientras seguía removiendo hasta conseguir una pasta suave.

El siguiente paso fue incorporar a la mezcla la mitad de la leche, la mitad de la harina y la mitad del zumo y remover bien. Cuando todo estuvo ligado repetí la operación con el resto de la leche, la harina y el zumo y terminé de remover. 





Por último, batí las claras de huevo con unas varillas y cuando estuvieron a punto de nieve las incorporé poco a poco a la mezcla junto a las gotas de esencia de vainilla.




Removí de nuevo y la eché en la fuente que había engrasado. Lo horneé al baño maría, así que tuve que meter la fuente con la masa en un recipiente de mayor tamaño y rodearla de agua caliente. 


Estuvo en el horno 45 minutos, aunque vigilé que no se quemara antes de tiempo la parte superior. El objetivo es que quede dorado por la superficie y cremoso por dentro.


Una vez hecho, lo saqué del horno con cuidado de no quemarme y lo tomé templado. Yo no lo hice pero tiene que estar muy rico acompañado de nata montada. 




Comentarios