Lera

Poco puedo decir de la cocina de Luis Lera que no sepáis, pero sí puedo contaros lo que disfruté acercándome una vez más a Castroverde de Campos (Zamora), cruzando campos de girasoles, viendo pasar rebaños de ovejas y perdiendo la vista en el horizonte. No puede la naturaleza dejar el listón más alto y no puede el cocinero responder de mejor forma al desafío, llevando a la mesa un entorno espectacular. Es uno de mis lugares favoritos y esta vez lo disfruté todo lo que pude.













Pencas de acelga rellenas




Primero limpié las acelgas, quitando por un lado las hojas y por otro las pencas, con cuidado de que no quedasen hebras. Mientras, puse una olla con agua y sal en el fuego y cuando rompió a hervir eché las pencas enteras. Las hojas verdes las guardé para otra ocasión.

Estuvieron cociendo durante diez minutos y después las dejé escurriendo en un paño. Luego las corté en trozos de unos diez centímetros de largo. 


Para elaborar el emparedado puse una penca en la base, rellené con lonchas de pavo y queso manchego y cerré con otra penca. Todo esto lo rebocé en harina y huevo antes de freírlo en una sartén con aceite de oliva. Cuando estuvieron dorados los saqué a un plato cubierto de papel de cocina para que soltase el aceite sobrante.

Lo serví con una ensalada.