Lera

Poco puedo decir de la cocina de Luis Lera que no sepáis, pero sí puedo contaros lo que disfruté acercándome una vez más a Castroverde de Campos (Zamora), cruzando campos de girasoles, viendo pasar rebaños de ovejas y perdiendo la vista en el horizonte. No puede la naturaleza dejar el listón más alto y no puede el cocinero responder de mejor forma al desafío, llevando a la mesa un entorno espectacular. Es uno de mis lugares favoritos y esta vez lo disfruté todo lo que pude.













Acelgas gratinadas





Lavé y corté un manojo de acelgas y las puse a cocer en abundante agua con sal durante diez minutos. A continuación las escurrí bien y las reservé en una fuente.


El siguiente paso fue pochar media cebolla picada en una sartén grande. Cuando estuvo dorada añadí las acelgas y seis rodajas finas de morcilla de Burgos. Rehogué todo durante unos cinco minutos.


Por último, lo puse todo en una fuente de horno y rallé un buen trozo de queso parmesano antes de gratinar en el horno con cuidado de que el queso se funda pero no se queme.