Bagá

La claridad de ideas de Pedro Sánchez Jaén y su conciencia del equipo y el espacio disponible en su restaurante del barrio de San Ildefonso en Jaén le permiten ofrecer respuestas sencillas y a la vez sorprendentes a la cuestión importante: dar de comer. No hay un sitio igual.













Acelgas gratinadas





Lavé y corté un manojo de acelgas y las puse a cocer en abundante agua con sal durante diez minutos. A continuación las escurrí bien y las reservé en una fuente.


El siguiente paso fue pochar media cebolla picada en una sartén grande. Cuando estuvo dorada añadí las acelgas y seis rodajas finas de morcilla de Burgos. Rehogué todo durante unos cinco minutos.


Por último, lo puse todo en una fuente de horno y rallé un buen trozo de queso parmesano antes de gratinar en el horno con cuidado de que el queso se funda pero no se queme.





Comentarios