Lera

Poco puedo decir de la cocina de Luis Lera que no sepáis, pero sí puedo contaros lo que disfruté acercándome una vez más a Castroverde de Campos (Zamora), cruzando campos de girasoles, viendo pasar rebaños de ovejas y perdiendo la vista en el horizonte. No puede la naturaleza dejar el listón más alto y no puede el cocinero responder de mejor forma al desafío, llevando a la mesa un entorno espectacular. Es uno de mis lugares favoritos y esta vez lo disfruté todo lo que pude.













Brochetas de arroz con salsas para dipear





Comencé cociendo 100 gramos de arroz, añadiendo al agua una cucharadita de orégano, sal y dos dientes de ajo pelados. En 18 minutos estuvo listo, lo escurrí y dejé que se enfriara.




Una vez frío lo puse en un cuenco y añadí un huevo batido, 25 gramos de queso parmesano rallado, una cucharadita de mantequilla derretida, otra pizca de orégano, sal y pimienta. Mezclé bien y me puse manos a la obra con las bolitas.

Para hacerlo preparé tres cuencos con harina, huevo batido y pan rallado respectivamente. Hice las bolas con el arroz del tamaño de una nuez y las fui pasando primero por harina, a continuación por el huevo y finalmente por el pan rallado. 






Las freí en abundante aceite de oliva hasta que estuvieron doradas y las coloqué en un plato sobre papel de cocina para que absorbiera el aceite sobrante. Por último, las ensarté en un palillo de madera. 


 



El sabor de las bolitas de arroz es suave, así que pensé que sería buena idea servirlas acompañadas de alguna salsa con personalidad. Para ello eché mano de un librito de recetas con Coca Cola que compré hace un tiempo y que incluye un par de cremas para dipear.


Una de ellas la preparé con medio yogur cremoso natural, dos cucharadas de Coca-Cola, un chorrito de zumo de limón, medio diente de ajo picado, orégano y sal. Mezclé todo bien y lo metí unos minutos en el frigo.





La otra la hice calentando en una sartén 20 gramos de ketchup, un toque de salsa Worcestershire, un terrón de azúcar, dos gotas de salsa Tabasco y 15 cl de Coca-Cola. La tuve a fuego lento durante 15 minutos hasta que quedó cremosa y la dejé enfriar.