Ramen

Esta es una de mis sopas favoritas y me suelo adaptar a los ingredientes que tengo en casa o encuentro en el supermercado. Aquí van dos ejemplos de las últimas que hice.

Los ingredientes que utilicé fueron los siguientes:

Medio litro de caldo de carne5 gr. de alga wakame deshidratada75 gr. de noodles100 gr. de setas shitake, shimeji y portobello1 huevo Para la salsa:
Un diente de ajoJengibre fresco ralladoChile picadoDos cucharadas de sojaDos cucharadas de vino blanco seco (manzanilla)Media cucharada de vinagre de arroz

Lo primero que hice fue preparar las algas y los fideos. Deshidraté las algas en un cuenco con agua hirviendo y en otro cuenco hice lo mismo con los fideos. Cuando estuvieron deshidratados los colé para quitar el exceso de agua.
Mientras, puse a calentar el caldo de carne en un cazo y en otro cocí el huevo durante 8 minutos.
Para preparar la salsa, machaqué en el mortero el ajo pelado y añadí media cucharada de jengibre fresco rallado, una pizca de chile picado, la soja, el …

Paté a la pimienta







Para hacer este paté necesité:
175 gramos de mantequilla
300 gramos de hígado de pollo
Una cebolla 
Un diente de ajo 
Un chorro generoso de vino amontillado 
Un poco de ketchup 
Tomillo 
Granos de pimienta


En una sartén puse a calentar 75 gramos de mantequilla y cuando se derritió añadí la cebolla muy picada y el ajo cortado en láminas. Esperé cuatro minutos y subí el fuego para incorporar los hígados de pollo (previamente los había limpiado con esmero para que no quedaran nervios). Dejé que se dorasen bien durante unos diez minutos y entonces añadí el vino y lo flambeé. Salpimenté, retiré del fuego y esperé a que se enfriase.

El siguiente paso fue triturar la mezcla junto a una cucharadita de ketchup y 50 gramos de mantequilla hasta obtener una pasta homogénea que coloqué en un cuenco plano. Unos diez minutos después ya estaba frío y con la consistencia deseada. Lo cubrí con granos de pimienta machacados y tomillo.


Para la cobertura, fundí con cuidado la mantequilla restante (50 gramos) y cubrí el paté con ella. Cuando se enfrió quedó con un bonito color crema.





El paté está más sabroso si se consume al día siguiente de prepararlo y se conserva bien en el frigo.







Comentarios