Lera

Poco puedo decir de la cocina de Luis Lera que no sepáis, pero sí puedo contaros lo que disfruté acercándome una vez más a Castroverde de Campos (Zamora), cruzando campos de girasoles, viendo pasar rebaños de ovejas y perdiendo la vista en el horizonte. No puede la naturaleza dejar el listón más alto y no puede el cocinero responder de mejor forma al desafío, llevando a la mesa un entorno espectacular. Es uno de mis lugares favoritos y esta vez lo disfruté todo lo que pude.













Merluza con yogur y sésamo




El pescado no es mi alimento favorito, por eso busco recetas que lo hagan más atractivo. Esta es una de ellas, fácil y ligera.


Para prepararla utilicé lomos de merluza congelados, que ya vienen limpios y sin espinas. También necesité medio yogur natural, pan rallado y una cucharada de semillas de sésamo



Lo primero fue descongelar el pescado a temperatura ambiente. Precalenté el horno a 220 grados y mientras me puse manos a la obra con el rebozado. 

En un plato puse el yogur natural y en otro mezclé tres cucharadas de pan rallado y una cucharadita de sésamo. Primero pasé los lomos por el yogur y a continuación por el pan rallado. Una vez rebozados, los coloqué en una fuente y los rocié con un poco de aceite de oliva virgen extra. 



Los metí en el horno durante 20 minutos con cuidado de que el pan no se tostase demasiado. 


Mientras se hacían, preparé una pequeña guarnición picando en cuadritos un tomate kumato, un cuarto de cebolla tierna y medio ajo.  La aliñé con aceite de oliva, vinagre, sal y estragón. Quería un sabor fuerte para contrastar con la suavidad de la merluza y creo que lo conseguí. Sin excusas para no comerlo, disfruté de un buen almuerzo.