Ramen

Esta es una de mis sopas favoritas y me suelo adaptar a los ingredientes que tengo en casa o encuentro en el supermercado. Aquí van dos ejemplos de las últimas que hice.

Los ingredientes que utilicé fueron los siguientes:

Medio litro de caldo de carne5 gr. de alga wakame deshidratada75 gr. de noodles100 gr. de setas shitake, shimeji y portobello1 huevo Para la salsa:
Un diente de ajoJengibre fresco ralladoChile picadoDos cucharadas de sojaDos cucharadas de vino blanco seco (manzanilla)Media cucharada de vinagre de arroz

Lo primero que hice fue preparar las algas y los fideos. Deshidraté las algas en un cuenco con agua hirviendo y en otro cuenco hice lo mismo con los fideos. Cuando estuvieron deshidratados los colé para quitar el exceso de agua.
Mientras, puse a calentar el caldo de carne en un cazo y en otro cocí el huevo durante 8 minutos.
Para preparar la salsa, machaqué en el mortero el ajo pelado y añadí media cucharada de jengibre fresco rallado, una pizca de chile picado, la soja, el …

Crema doble de nabos y calabacín



Estos días de frío me gusta cenar una crema calentita y me pareció divertido mezclar dos sabores en un mismo plato. Utilizando nabos y calabacín obtuve una mezcla bonita para la vista y deliciosa para el paladar ya que ambos sabores contrastaron muy bien.

Para preparar esta receta necesité:


Dos nabos
Dos cebollas

Un calabacín grande (lo compré en un mercado ecológico y tiraba a calabaza)
Medio litro de caldo de verduras
Aceite de oliva virgen extra
Sal y pimienta

En una olla puse a rehogar una de las cebollas pelada y cortada en rodajas. Cuando estuvo dorada añadí los nabos pelados y cortados también en rodajas. Dejé que se pocharan junto a la cebolla durante cinco minutos y después añadí 250 ml de caldo de verduras. Salpimenté y lo tuve cociendo diez minutos más.

Con el calabacín repetí los pasos pero añadiendo cinco minutos más al tiempo de cocción. 

Lo siguiente fue triturar por separado los nabos y el calabacín en una batidora de vaso. En este momento se puede añadir, si se quiere, un poco de yogur, nata o leche evaporada. Yo en esta ocasión no lo hice. 


Para servir las cremas, me ayudé de dos salseras y fui vertiéndolas a la vez en un cuenco con cuidado de que no se mezclaran. 



Por último, añadí un buen chorro de aceite de oliva virgen extra y una pizca de perejil picado.




Comentarios