Ramen

Esta es una de mis sopas favoritas y me suelo adaptar a los ingredientes que tengo en casa o encuentro en el supermercado. Aquí van dos ejemplos de las últimas que hice.

Los ingredientes que utilicé fueron los siguientes:

Medio litro de caldo de carne5 gr. de alga wakame deshidratada75 gr. de noodles100 gr. de setas shitake, shimeji y portobello1 huevo Para la salsa:
Un diente de ajoJengibre fresco ralladoChile picadoDos cucharadas de sojaDos cucharadas de vino blanco seco (manzanilla)Media cucharada de vinagre de arroz

Lo primero que hice fue preparar las algas y los fideos. Deshidraté las algas en un cuenco con agua hirviendo y en otro cuenco hice lo mismo con los fideos. Cuando estuvieron deshidratados los colé para quitar el exceso de agua.
Mientras, puse a calentar el caldo de carne en un cazo y en otro cocí el huevo durante 8 minutos.
Para preparar la salsa, machaqué en el mortero el ajo pelado y añadí media cucharada de jengibre fresco rallado, una pizca de chile picado, la soja, el …

Dorada a la sal



Estar solo en casa no es razón para no comer bien. Esta receta es fácil de preparar pero a la vez sana y resultona.



Los ingredientes que utilicé fueron:
Una dorada de ración (entre 400 y 600 gramos)
1 kg de sal gorda (para hornear a la sal)
Cuatro cucharadas de tomillo
Cuatro cucharadas de romero


Al comprar la dorada le dije al pescadero que la limpiase para hacerla a la sal: le quitó las aletas y la evisceró sin abrirla mucho y le dejó las escamas.

Ya en casa, lo primero que hice fue precalentar el horno a 170º mientras preparaba el pescado.

A continuación puse una capa de sal en la base de una fuente apta para horno. Sobre esa capa de sal esparcí dos cucharadas de romero y otras dos de tomillo.


Puse la dorada encima y la tapé con el resto de la sal con cuidado de dejar descubierto el ojo, ya que luego me serviría de indicador para saber que el pescado estaba hecho.

Por último repartí el resto del tomillo y el romero por encima de la sal y metí la fuente en el horno.

Tuve la dorada 20 minutos, comprobé que el ojo estaba blanco (señal de que estaba lista) y saqué la fuente del horno.


Con ayuda de un cuchillo quité la capa de sal que cubría la dorada (sale fácil ya que queda hecha un bloque) y saqué los lomos para servirlos limpios en un plato. 

Acompañé el pescado con unos brotes verdes que venden ya limpios y listos para consumir.



Comentarios