Lera

Poco puedo decir de la cocina de Luis Lera que no sepáis, pero sí puedo contaros lo que disfruté acercándome una vez más a Castroverde de Campos (Zamora), cruzando campos de girasoles, viendo pasar rebaños de ovejas y perdiendo la vista en el horizonte. No puede la naturaleza dejar el listón más alto y no puede el cocinero responder de mejor forma al desafío, llevando a la mesa un entorno espectacular. Es uno de mis lugares favoritos y esta vez lo disfruté todo lo que pude.













Ensalada de quinoa con mejillones y langostinos




Hoy toca ensalada. Con quinoa de tres colores para que quede más vistosa y langostinos y mejillones ya cocidos para prepararla rápido. Si se prefiere, los mejillones pueden ser en escabeche para darle un toque diferente.


Los ingredientes que utilicé, para dos personas, fueron:

150 grs. de quinoa de tres colores
La mitad de un pimiento rojo pequeño
La mitad de un pimiento verde pequeño
Un tomate
Media cebolla
Medio jalapeño
Seis langostinos cocidos y pelados
Seis mejillones cocidos
Aceite de oliva virgen extra
Vinagre
Sal


Lo primero que hice fue preparar la quinoa. La puse en un escurridor para lavarla bien antes de cocerla. Yo lo hago siempre, aunque algunos proveedores no lo consideran necesario.

La tuve cociendo en abundante agua hirviendo con sal durante 18 minutos así que tuve tiempo para preparar mientras el resto de ingredientes.

Fue muy fácil: piqué los pimientos, la cebolla y el tomate en daditos pequeños y los puse en un cuenco grande. Añadí un buen chorreón de aceite de oliva virgen extra, un poquito de vinagre y media cucharadita de sal. Removí bien con una cuchara y en ese momento añadí el trocito de jalapeño bien picado.

Cuando la quinoa estuvo cocida la colé y la enfrié bajo el grifo con agua. Ya estaba todo listo para montar el plato porque los langostinos y los mejillones los tenía limpios y cocidos.

En la base del plato puse la quinoa, encima puse tres cucharadas de la vinagreta y por último repartí los langostinos y los mejillones. Esta vez no lo hice, pero en otras ocasiones he rociado el plato con unas gotas de zumo de limón y queda delicioso.