Lera

Poco puedo decir de la cocina de Luis Lera que no sepáis, pero sí puedo contaros lo que disfruté acercándome una vez más a Castroverde de Campos (Zamora), cruzando campos de girasoles, viendo pasar rebaños de ovejas y perdiendo la vista en el horizonte. No puede la naturaleza dejar el listón más alto y no puede el cocinero responder de mejor forma al desafío, llevando a la mesa un entorno espectacular. Es uno de mis lugares favoritos y esta vez lo disfruté todo lo que pude.













Potaje de castañas


Hoy traigo al blog una receta muy otoñal, que preparé con castañas ecológicas de Galicia y compango asturiano. Es un potaje que había probado fuera de casa pero no lo había preparado nunca. Es sencilla, reponedora y deliciosa. 


Los ingredientes que utilicé fueron, para cuatro personas:

250 gr. de castañas ecológicas secas (pilongas)
Compango de gochu asturcelta (morcilla, chorizo y lacón)
Un puerro
Una pizca de sal



Lo primero que hice fue poner en remojo las castañas la noche anterior. 

Al día siguiente, después de desayunar, me puse a preparar el guiso. Escurrí las castañas y las eché en una olla de hierro fundido. Las cubrí de agua y las puse a calentar. 

Cuando vi que el agua comenzaba a burbujear añadí el puerro limpio y cortado en dos trozos y el compango. Hay gente que al primer hervor cambia el agua y las lleva de nuevo a ebullición, para que el guiso no quede tan dulce. Yo no lo hice y me salió muy rico, pero dicho queda. En cuanto al puerro, no es necesario, pero me gusta el toque que le da a los guisos y por eso lo utilicé. 

El potaje estuvo cociendo a fuego muy suave durante dos horas y media. Es conveniente no remover demado para que las castañas no se desagan.

Pasado ese tiempo comprobé que las castañas estaban tiernas (al dente) y retiré del fuego para servir.